Alerta: Paz inminente

thum-simon-bolivar3thum-consejo-medellinthum-consejo

Alerta: Paz inminente

Estando en el exterior llegan notas que alertan sobre hechos o posturas que estarían poniendo en riesgo la terminacion del conflicto armado interno por la via politica.

Gonzalo Arcila Ramirez que me parece pertinente compartir: "La paz parece convertirse en una realidad gracias a los acuerdos logrados en la Habana. En esa medida la guerra comienza a parecer irreal. Sin embargo, la certidumbre de la paz inminente puede llamar a engaño. Quienes se lucran económica y políticamente de la guerra y no soportan el malestar para su identidad guerrera de la emergencia de una cultura de la paz, han comenzado a moverse en dirección a una ruptura del proceso.

Esa pretensión que se podría considerar inevitable pero sin futuro, tiene hoy condiciones distintas. Los acontecimiento del 13 de noviembre en Paris están creando premisas nuevas para su obrar. Un ejemplo de esa voluntad emergente es la columna de Gustavo Duncan en el Tiempo, el 19 de noviembre, titulada Ruptura Anunciada.

El señor Duncan especula con la posible candidatura de Vargas Lleras a la presidencia para el periodo 2018-2022. Los argumentos esgrimidos le permiten llegar a la siguiente hipótesis: “…si por alguna circunstancia improbable no hay acuerdo, Vargas Lleras tendrá margen para mostrarse como el candidato de la fase final de la guerra, la de la aniquilación de las Farc.”

Hipótesis semejante también se elaboran desde registros conceptuales distintos. Es el caso del profesor Miguel Angel Herrera Zgaib. En el semanario virtual Caja de Herramientas (20-26 de noviembre) plantea lo siguiente “…si se rompe la negociación de Paz contra las FARC-EP, se puede reanudar la campaña de ataque a una organización narco-terrorista.” Agrega a modo de conclusión: “Las cosas están revueltas en el asunto de la paz en Colombia. Estamos muy cerca de que se rompan las negociaciones de paz.”

¿Qué hacer? El movimiento por la paz ha mostrado voluntad persistente y en las actuales condiciones debe elevar su protagonismo. La inercia de la guerra no puede ahogar la negociación. Es necesario no sucumbir a la fatalidad de la reanudación de la guerra con el señuelo de una aniquilación al fin del enemigo". Hasta aquí Arcila.

Otros analistas ven el impacto del 13N y la conjugación con las circunstancias nacionales de diferente manera. Les parece que la nueva guerra que se decreta contra el terrorismo encuentra a gobierno e insurgencia de las Farc con el acuerdo ad portas y que de allí no van a retroceder, ni hay poder que pueda hacerlo. No parece posible decir lo mismo frente al ELN. Esta insurgencia histórica, asimilada a terrorismo, podría ser objeto de exterminio en consonancia con los vientos a nivel global.

El avanzado proceso que vive Colombia no deja de ser frágil no solo por la mesa coja sino por la incertidumbre acerca de que el próximo gobierno sea de paz, porque no se ve que los cambios necesarios se emprendan con decisión (tierra, política, drogas, victimas, equidad, recursos naturales…) y porque las garantías no aparecen; paramilitares siguen atentando contra lideres de tierras, derechos humanos, activistas de paz, periodistas y el Estado sigue reprimiendo duramente la protesta social con encarcelamientos arbitrarios y sanciones a parlamentarios y otras voces legítimamente criticas.

Frente a esta situación tiene razón Arcila en reiterar lo que siempre se ha dicho en esta columna: el actor central de la paz es la sociedad, mas precisamente el movimiento que surja de ella. Este movimiento habra de sintonizarse con el que despunta en Europa con amplia participacion de migrantes ¡contra todas las bombas: paz aqui y alla!

@luisisandoval

Fuente: El espectador.

5 comments

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

                                                                                                      iasapax-christi-international                                                    clave